Los partidos políticos en Alemania

En la política alemana los partidos desempeñan un papel central. Según la constitución los partidos participan en la formación de la voluntad política. Pero de hecho desde hace tiempo vienen configurando el debate político y ejercen una influencia determinante en el gobierno.

Para las elecciones al Bundestag Alemán del año 2009 se habilitaron 27 partidos. Entre ellos, los partidos que ya tenían representación parlamentaria de un mínimo de cinco diputados en el Bundestag Alemán o en algún parlamento regional de los Estados Federados (Länder) como por ejemplo el Partido Social-demócrata (SPD), la Unión Cristiano-demócrata (CDU), la Unión Cristiano-social (CSU), Alianza 90/Los Verdes, el Partido Liberal Democrático (FDP) y La Izquierda.

Para realizar su labor los partidos no requieren una autorización estatal. Sólo tienen que registrarse ante el Presidente de la Junta Electoral Federal (Bundeswahlleiter), quien a su vez procede a analizar el estatuto y el programa para determinar si realmente se trata de un partido. En este orden de cosas los objetivos y la ideología del respectivo partido no son objeto del análisis. La agrupación pierde la condición de partido si no se presenta a ninguna elección durante un periodo de seis años.

La financiación de los partidos está regulada por ley. Reciben subvenciones estatales cuyo monto depende sobre todo de los resultados obtenidos en los comicios y deben dar cuenta públicamente de la procedencia y uso de sus recursos.

Solo la Corte Constitucional Federal tiene la competencia de prohibir un partido. En tal caso ha de comprobarse que el respectivo partido perjudica el régimen fundamental de libertad y democracia o que tiene la intención de eliminarlo. De hecho los partidos tienen un monopolio a la hora de presentar candidatos para las elecciones al Bundestag Alemán o a los parlamentos regionales, lo cual incrementa su relevancia.

Por otra parte los partidos han sido objeto de críticas en reiteradas ocasiones. Se los ha acusado de estar interesados únicamente en mantener el poder político y algunos escándalos los han desacreditado. Asimismo se les ha reprochado no cumplir promesas electorales. Más allá se plantea la cuestión de hasta qué punto los partidos están todavía en condiciones de resolver los complejos problemas del país, teniendo en cuenta sobre todo que el periodo entre los comicios en los que compiten por el voto es relativamente corto.

Los partidos políticos en Alemania

Wahlkampf im Berliner Reichstag